Rodeado de verde y silencio

Cerca del Parque Nacional del Teide, declarado patrimonio mundial dal UNESCO en el 2007

Hotel

El Hotel Rural «La Correa Del Almendro» se encuentra en el sur de la isla de Tenerife a una altitud de 810 m s.n.m. en la frontera de la Corona Forestal que rodea el majestuoso Parque Nacional del Teide declarado patrimonio de la humanidad en el 2007.

El Hotel se encuentra a 30 minutos en coche del Teide, que con sus 3718 metros sobre el nivel del mar (y unos 7.000 metros sobre la plataforma del océano) es el tercer volcán más grande del mundo, así como la montaña más alta de toda España, también considerada como una de los 12 tesoros nacionales.
El hotel se encuentra en una parcela de 18.000 metros cuadrados llena de vegetación autóctona y plantas endémicas, es un antiguo granero construido en 1720 de acuerdo con la arquitectura típica canaria, considerada casa emblemática y protegida da “Las Bellas Artes” para mantener la arquitectura original canaria; dos son los elementos de construcción: la piedra volcánica y la Tea que es la madera del corazón del pino canario. Los techos de madera con vigas a vista, las gruesas paredes de piedra volcánica a vista caracterizan la estructura del hotel, los pisos de madera, el gran balcón canario desde el cual se goza de una impresionante vista al océano.

El antiguo horno es original de la época y está en perfecto estado.

Este Hotel Rural con Encanto es el destino ideal para los viajeros que escapan al turismo de masa, los que buscan algo diferente, lejo de cualquier forma de estrés y que prefieren la alternativa sostenible y responsable, una pequeña oasis de paraíso inmersa en la naturaleza.

El jardín principal ha sido completamente renovado, fue creada una zona chill-out con césped y con vistas al mar, rodeada de flores perfumadas que invitan a un aperitivo, una lectura o a un simple relax; esa área está equipada con una pérgola de madera, sofás de jardín, bancos de madera maciza, bonitas mesas de hierro forjado.
Hay también un espacio Barbacoa.

Numerosas plantas nativas canarias decoran el jardín que rodea la propiedad, además de las más de 300 plantas con flores que se han agregado recientemente; el intenso perfume de sus flores se extiende por todas partes.

Los huéspedes pueden vivir momentos únicos en los espacios rodeados de vegetación, disfrutar de una fabulosa vista al mar y espectaculares puestas de sol acompañados por el canto de los pájaros.

Los amantes del mar pueden llegar fácilmente a las playas más bellasde la costa sur de la isla en solo 15 minutos.
El hotel dispone de una grande piscina, el bar-restaurante, la zona chill-out, dos áreas barbacoa y un amplio aparcamiento gratuito.

La fachada del hotel en una imagen antigua

Reservar ahora

Mejor precio garantizado aqui

 

Aceptamos mascotas pequeñas.